El esfuerzo del sector cárnico ha sido reconocido por Ecoembes

La producción de carne, una actividad respetuosa con nuestro medio ambiente
Día Mundial del Medio Ambiente

La producción de carne, una actividad respetuosa con nuestro medio ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente siempre es una ocasión propicia para reflexionar sobre el estado de salud del planeta y reconocer los retos y oportunidades que surgen ante nosotros. Y también es un buen momento de mirar a la ganadería y la producción de carnes, saber valorar una actividad que desde el Neolítico ha convivido con el medio natural y ayuda desde entonces a su mantenimiento y conservación.
 
Al contrario de esta armonía del mundo ganadero con su entorno, el desarrollo de las sociedades desde la Revolución Industrial ha generado desequilibrios que han afectado a la relación del ser humano con la naturaleza.  

Un modo de relacionarse con la naturaleza

La incidencia negativa sobre los ecosistemas de la actividad humana pone de relieve, sin embargo, otra realidad, mucho más positiva. La ganadería evoluciona, pero sin alterar el correcto funcionamiento de la naturaleza y favoreciendo unas condiciones perdurables con el entorno. La actividad ganadera puede desarrollarse dentro de unas prácticas sostenibles de los recursos naturales y una adecuada gestión de los residuos. 
 
Efectivamente, este camino fue emprendido hace mucho tiempo, pero es un camino que sigue trazándose actualmente y del que también quedan hitos por cumplir. Las perspectivas  de la producción de carne en este sentido son muy positivas, por ejemplo, el esfuerzo del sector cárnico ha sido reconocido recientemente por Ecoembes, que de manera particular ha querido distinguir con un certificado la contribución de los productores cárnicos a la reducción del efecto invernadero, gracias al ahorro de sus emisiones de CO₂. La aplicación de diversas prácticas de reciclaje permitió en 2016 reducir en casi 40.000 toneladas estas emisiones.

Compartir