El gigante asiático valora cada vez más la calidad de nuestras carnes

Los productos cárnicos españoles conquistan al público chino
Nuevos mercados estratégicos

Los productos cárnicos españoles conquistan al público chino

Desde que China abriera su economía a finales del siglo XX, el impacto en el comercio mundial ha sido extraordinario. Todos los países aspiran a vender sus productos en un país con 1.300 millones de habitantes. España no es ajena, evidentemente, a las posibilidades de este inmenso mercado. Nuestra industria agroalimentaria, y concretamente la cárnica, está protagonizando en buena medida el aumento de los vinculos comerciales de España con China.

Incremento de las exportaciones

Vamos a hacer un rápido repaso a la evolución que está siguiendo nuestro sector cárnico con respecto al mercado chino.

En primer lugar, cabe destacar la buena trayectoria que está experimentando un auténtico embajador de los alimentos españoles: el jamón ibérico, un producto que esta fascinando cada vez más a los exigentes paladares de los consumidores de aquel país, tan sensible a la gastronomía gourmet. A este interés creciente por el cerdo ibérico, se une la fenomenal evolución de nuestro cerdo de capa blanca, cuyas exportaciones globales superan los 5 mil millones de euros, y situándose China como el segundo comprador.

La demanda de carne de vacuno va en aumento, un producto en el que China es un país deficitario. De hecho, el vacuno junto con el ovino y el caprino español están abriendo mercado en el gigante asiático. Ya en 2017 se cerraron acuerdos que facilitan las exportaciones además de celebrarse jornadas de negocio como la desarrollada en la primera feria del sector cárnico, Meat Attraction, el pasado mes de octubre. En este sentido, 2018 puede ser el año del salto definitivo.

En cuanto a la carne de conejo, su versatilidad en la cocina le abre unas posibilidades de mercado muy interesantes. Un hecho que se une a la calidad y valor nutricional que caracterizan a este producto en nuestro país. La carne de conejo puede adaptarse no sólo a un recetario amplísimo, también a un variado abanico de tradiciones alimenticias, como es el caso de la china.

Compartir
Descargables