Las virtudes gastronómicas y nutricionales del jamón analizadas por expertos y representantes del sector

Toledo acogió el Congreso Mundial del Jamón Curado
Toledo acogió el Congreso Mundial del Jamón Curado
La gran cita mundial del jamón

Toledo acogió el Congreso Mundial del Jamón Curado

La semana pasada tuvo lugar el IX Congreso Mundial del Jamón Curado, una cita que sirve desde hace nueve ediciones para actualizar los conocimientos científicos y técnicos en la elaboración de este manjar y dejar constancia de la importancia de un sector que ya es toda una referencia mundial.

Durante el Congreso se sucedieron interesantes ponencias relacionadas con el mundo del jamón de cerdo ibérico y de capa blanca, de la mano de expertos en el sector y representantes de asociaciones. El programa incluyó temáticas como la innovación y el avance tecnológico tanto en la cría de los animales como en el procesado del jamón, las nuevas tendencias de consumo, las últimas novedades del marketing y el papel del consumo de jamón dentro de una alimentación sana y variada.

El jamón curado, en particular, según la ponencia del Dr. Mario Estévez de la Universidad de Extremadura, es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico fácilmente digerible y biodisponible, de una grasa instaurada de propiedades saludables y elementos esenciales como determinadas vitaminas (del grupo B) y minerales (como el hierro, el zinc o el selenio). El investigador repasó igualmente las evidencias científicas que ponen de manifiesto el beneficio que el consumo moderado de jamón tiene sobre los niveles plasmáticos de colesterol, la presión arterial y el estrés oxidativo. 
 
En definitiva, concluyó que el jamón no sólo no es perjudicial para la salud sino que constituye una fuente importante de componentes dietéticos esenciales contribuyendo a una vida más saludable y feliz.

Se presentaron incluso estudios sobre las emociones generadas durante el consumo de jamón curado, como la intervención de la Dra. Sonia Ventanas, investigadora de IPROCAR-TECAL. Entre sus conclusiones, se recordó que los atributos sensoriales como “curado”, “salado” y “jugosidad”, característicos de estos productos, se asocian con la evocación de emociones positivas como “intenso”, “agradable” y “auténtico”.
 

Compartir