La cerveza puede ser un perfecto acompañamiento para excelentes recetas de carne

Maridajes saludables

5 recetas de carne para los amantes de la cerveza. ¡Salud!

Los productos cárnicos ofrecen un sinfín de opciones en la cocina, platos y elaboraciones que son muy valorados por la cultura tradicional, por los mejores chefs y por nutricionistas de todo el mundo.  Pero además, los maridajes de la carne son un mundo lleno de posibilidades. No solo hablamos de vinos, también la cerveza puede ser un excelente acompañamiento de nuestros platos. Octubre es un mes especialmente señalado en el calendario para los amantes de la cerveza. El célebre Oktoberfest alemán ha sido siempre un buen motivo para explorar la amplitud gastronómica de esta apreciada bebida, y no solo en la cocina de aquel país, sino que nuestros productos (y las carnes nacionales son un ejemplo perfecto) brindan ricas y saludables propuestas con las que vivir esta fiesta en tu propia casa... ¡Y en versión mejorada! Pero esta combinación de cerveza y carnes es una elección apropiada para todos los meses del año.

La cerveza es un producto natural que puede aportar la cebada o el trigo y su alto contenido en vitaminas a la mesa. Dicho esto, la cerveza tiene alcohol, por lo que su consumo debe ser moderado, y ha de combinarse con alimentos que sí proporcionan aquellas propiedades que la cerveza no tiene. La carne es uno de estos alimentos perfectos para disfrutar de un maridaje saludable.

Por sus cualidades organolépticas, ambos productos pueden compaginarse con diferentes matices y sensaciones. A continuación, recopilamos recetas de cinco tipos de carnes y cinco tipos de cervezas que maridan de manera excelente.

Maridajes de cervezas y carnes

1. Carrilleras de ternera 

Este clásico de la cocina española puede combinar muy bien con una cerveza negra.

Para preparar el plato, primero debes marcar la carne de vacuno en el fondo de una olla. Reserva las carrilleras y, en ese mismo aceite, sofríe cebolla, ajo, zanahoria y puerro.  
Incorpora una hoja de laurel y vierte dos copas de vino tinto, dejando que se evapore todo el alcohol. Incorpora entonces la carrillera que habías reservado. Cubre con un buen caldo de ternera y deja cocer a fuego lento hasta que la carne esté en su punto.  Tritura la salsa, emplata… y a disfrutar.


2. Codillo de cerdo

¿Qué tal preparar un plato tan presente en la cocina alemana (aunque por supuesto no exclusivo de ella) como el codillo de cerdo? Un plato que, sin duda, en España se borda. 

El codillo se hornea sazonado y ligeramente untado con ajo. En la fuente hacemos una cama de cebolla en rodajas, laurel y ajo y lo metemos todo en el horno durante unas dos horas a 180 grados. Cada media, eso sí, debes añadir un poco de caldo a la fuente y el codillo se asará bien hidratado. Acompáñalo por ejemplo con un buen puré de patatas casero.
 
Como sugerencia de maridaje, una cerveza originaria de una ciudad alemana donde el codillo es toda una institución: la cerveza colonesa Kölsch.


3. Pierna de cordero asada

Para preparar este magnífico plato tan nuestro de cordero, macera la carne durante unas horas antes con una mezcla de perejil, tomillo, romero, ajo y aceite. 
Precalienta el horno a 200 grados e introduce la bandeja con la pierna de cordero sobre cebollas en aros, un chorreón de aceite y un vasito de vino blanco. Baja la temperatura  a 180 ºC. 

Cuando haya transcurrido una hora tendrás que incorporar unas patatas en rodajas y dar la vuelta al cordero bañándolo con un poco de salsa. Hornea durante una hora más con un peqeño golpe de gratinado al final para darle un toque crujiente. Sírvelo junto a una cerveza tipo Lager y el éxito estará más que asegurado.


4. Solomillo ibérico a la pimienta

Una buena cerveza de trigo es un gran acompañamiento para una carne excelente como el solomillo de cerdo ibérico. Esta elaboración de solomillo a la pimienta es realmente sencilla y tan solo requiere tratar con respeto el producto. 

Lo primero que tienes que hacer es salpimentar la carne y  sellarla en la sartén. Una vez retirado el solomillo, pocha en ese mismo aceite una cebolla picada y dos dientes de ajo machacados. Reduce un poco de brandy en el sofrito y vierte un vaso pequeño de nata líquida. Entonces añade unos granos de pimienta fresca y el solomillo cortado en medallones. Deja que se haga todo junto unos cinco minutos más y tendrás listo un plato inmejorable.

 

5. Conejo a la cerveza

En España disfrutamos de carnes que fascinan a quienes nos visitan, como es el caso de este producto tan saludable y rico en propiedades: la carne de conejo. La receta que te traemos combina en la propia elaboración la carne de conejo y la cerveza. Para su preparación, no te vamos a sugerir ningún tipo de cerveza en especial, sino la cerveza de tu zona, que seguramente hará de este plato una combinación genial de sabores.  

Lo primero es marcar las piezas de carne en una sartén. Retíralas y prepara un sofrito con cebolla, zanahoria y ajo, todo bien picado. Añade dos patatas cortadas en cachelos, tres cucharadas de tomate frito casero y una hoja de laurel. Deja que se cocine un par de minutos e incorpora la cerveza, un vaso. Cuando reduzca el alcohol, introduce los trozos de conejo y cocínalo todo durante media hora a fuego lento. Un bocado fantástico.

LOS MEJORES MARIDAJES DE ESPECIAS PARA LA CARNE

Compartir
Descargables