No dejes que tu organismo la eche en falta

Consejos de nutrición

¿Y si no te da el sol? Carnes y otros alimentos que aportan vitamina D

La vitamina D es esencial para el organismo dado que actúa en muchos procesos del cuerpo humano. Uno de estos procesos incide en la forma en que se absorbe y regula el nivel de calcio en los huesos. La vitamina D ayuda a una mejor asimilación de este mineral, tan importante para evitar patologías dentales y enfermedades como la  osteoporosis.

Siempre se ha relacionado la vitamina D con el sol. Es cierto, el sol contribuye a una mejor síntesis de la vitamina D en el cuerpo. Pero diferentes estudios están revelando un déficit generalizado de vitamina D en la sociedad actual. El modo de vida, el sedentarismo y los espacios interiores (claves que predominan en los trabajos de hoy en día), están reduciendo drásticamente las horas de luz que recibimos. Por eso, la alimentación se convierte en un medio aún más importante para la obtención de esa vitamina D que nos falta.
 

Carne y Salud | vitamina D

El aporte de vitamina D de la carne

Lo que tenemos que hacer  ante una carencia de vitamina D es, sin dudarlo, acudir a un especialista y seguir sus consejos médicos. Y además, podemos complementar dichas pautas con una alimentación saludable que incluya alimentos con un buen contenido de  vitamina D. Y la carne es uno de esos alimentos.

Entre sus muchos beneficios para la salud, la carne es un alimento con un aporte extraordinario de micronutrientes. Entre estos micronutrientes destacan las vitaminas del grupo B (la B12 sobre todo), pero también la vitamina D está presente. Especialmente, carnes como la de cordero son ricas en vitamina D, y su consumo resulta muy recomendable, entre otras muchas razones, para mantener la buena salud de nuestros huesos.
 

Otros alimentos ricos en vitamina D

A continuación destacamos otros alimentos cuyo consumo puede ayudarnos a  a tener más aporte de vitamina D en el organismo.

  • Pescados grasos. Pescados como el bacalao,  el jurel, el salmón, la sardina, la caballa, la anguila y el arenque tienen un alto contenido de vitamina D. 
  • Setas. Los hongos y setas poseen propiedades muy interesantes, como la de concentrar altas dosis de vitamina D. Incluso en algunos países nórdicos se aconseja su consumo por las escasas horas de sol de la que disfrutan.
  • La leche y los derivados lácteos. Hablamos de leche, mantequilla, queso…. Todos estos productos destacan por su alto contenido vitamínico, también del grupo D. 
  • Huevos. Y más en concreto, las yemas de huevo. La cantidad de vitamina D que contiene la yema puede situarse en torno a la quinta parte del aporte diario recomendado para el organismo.

 

LA CARNE EN TU DIETA SEMANAL

Compartir
Descargables