Si te gusta alimentarte con productos naturales y de calidad, piensa en carnes y setas, una combinación perfecta

Carnes y setas. El campo en tu cocina

En el mundo de la cocina hay acompañamientos que funcionan de manera fantástica, hoy nos centraremos en platos de carne con setas, virtuosos duetos cuyas notas magistrales de sabor y salud son bien conocidas por chefs y nutricionistas. Si no eres chef ni nutricionista, pero sí te consideras más o menos cocinillas y te gusta alimentarte con productos naturales y de calidad, sigue leyendo este post porque te vamos a dar algunas ideas clave para hacer en tu casa estas elaboraciones tan ricas y otoñales.

Setas y carnes maridan que da gusto. Y ambos productos ofrecen una gama de variedades casi sin límite. Carnes de conejo, cerdo ibérico o de capa blanca, cordero y vacuno, y decenas de clases de setas (siempre bajo los consejos de micólogos o expertos en la materia o adquiridas en nuestro establecimiento preferido) componen unos ingredientes sublimes para la gastronomía. 

Las setas crecen en nuestros campos sobre todo en esta época, un tiempo excelente para guarnicionar tus platos favoritos con ellas. Y no solo como guarnición, sino como elemento esencial de recetas únicas y saludables. Las setas aportan proteínas y fibra, además de ser poco calóricas y ricas en agua y minerales. Los beneficios de la carne para el organismo son muchos, desde su contribución al desarrollo muscular y óseo, a su alto contenido de proteínas de alto valor biológico, aminoácidos esenciales, vitamina B12, hierro, zinc, potasio... Aquí van cinco recetas saludables de carnes con setas que tienes que hacer en casa.

Carnes y setas.

1. Arroz con gurumelos y secreto ibérico

El gurumelo, o Amanita ponderosa, es una maravilla micológica de la dehesa. Crece bajo encinas y alcornoques, y bajo la tierra, formando montículos que no escapan a los ojos más avezados. Mezclar este alimento con el producto emblemático de la dehesa, el cerdo ibérico, era casi una obligación natural. Aquí te proponemos un arroz con gurumelos y secreto ibérico. 

¿Cómo prepararlo? Muy fácil. Pica y sofríe en una cazuela ajo, cebolla, pimiento y tomate, y cuando esté rehogado incorpora los gurumelos y el secreto en dados. Deja reducir medio vaso de vino blanco y añade el arroz. Déjalo cocer un cuarto de hora y espolvorea un poco de romero. Un plato para invitar a toda tu familia.
 

2. Ternera guisada con níscalos

El níscalo o robellón es una de las setas más comunes en España y no por ello menos exquisita. Hasta su nombre científico es sugerente: Lactarius deliciosus. Para este plato utilizaremos falda de ternera, un corte especialmente recomendable para guisos y estofados.

Lo primero que tienes que hacer para cocinarla es dorar la ternera troceada para después incorporar bien picadas las verduras y hortalizas: cebolla, ajo, zanahoria y pimiento. Todo a la cazuela. Cuando adquiera brillo, añade tomate triturado y media copa de vino amontillado. Deja reducir y cubre con un buen caldo de ternera. Mientras cuece todo durante 45 minutos a fuego lento, saltea los níscalos en una sartén y échalos en la cazuela. ¡Dale unos 5 minutos más de hervor y a la mesa!

 

3. Conejo con trompetas y piñones

¿Qué son las trompetas? Su nombre científico es Craterellus cornucopioides, pero estas setas reciben el nombre de trompetas por su curiosa forma. El plato que te proponemos combina este fantástico producto con un alimento magnífico que es fuente de salud: la carne de conejo

Para la elaboración de esta receta, debes dorar las piezas de conejo y, cuando adquieran color,  verter medio vaso de vinagre de módena y un chorreón de vino blanco. Deja reducir y añade las setas, además de piñones y orejones. Cuando la salsa haya ligado ya estará listo para emplatar. 

 

4. Pierna de cordero rellena con boletus

El boletus es un grande de la gastronomía, un hongo muy utilizado por cocineros de nuestro país. En esta ocasión vamos a combinar su excelente sabor con otro aún más espectacular: el de la carne de cordero.  

Para este plato vamos a utilizar pierna de cordero, que debes deshuesar para introducir el relleno. Éste llevará boletus, puerro, pistachos y romero. Todo muy picado y pochado en una sartén.  Para introducirlo en el cordero, bátelo un poco, hasta que quede una masa homogénea que puedas manipular fácil. Una vez rellena y atada la pierna, salpiméntala, úntala con aceite y ponla en una bandeja con ajo, cebolla y zanahoria.  170º C durante 1 hora en el horno será suficiente para tener una obra maestra.
 

5. Albóndigas de cerdo con setas shiitake

Unas setas asiáticas y cerdo español de capa blanca para terminar este recorrido gastronómico. Las setas shiitake son ya conocidas por el público habituado a la buena mesa. Si  las setas vienen deshidratadas es necesario ponerlas en remojo al menos una hora. Una vez hecho esto, deberás ponerte a hacer las albóndigas. Su elaboración puede cambiar según los gustos, pero carne, ajo y perejil (todo muy picado) no pueden faltar en la masa. Enharina y fríe las albóndigas y, en ese mismo aceite, tendrás que rehogar una guindilla, media cebolla cortada en juliana y las setas. Añade un vaso de vino blanco y deja que se evapore. 30 minutos más de cocción y listo. Un plato nacido para triunfar.

GUISOS DE CARNE PARA DISFRUTAR EN OTOÑO

Compartir
Descargables