Reforzar el cuidado de los alimentos es esencial para proteger aún más nuestro estado de salud

Consejos para conservar en frío

Cómo guardar la carne en la nevera para conservar sus propiedades

La situación provocada por la Covid-19 nos obliga a extremar precauciones para mantener nuestro estado de salud a nivel óptimo. Además, las altas temperaturas que trae consigo esta época del año facilita la posibilidad de la aparición de microorganismos en los alimentos. Es por ello que debemos tomar las medidas necesarias para asegurarnos de que la carne que consumimos está en perfecto estado, manteniendo todas sus propiedades y contribuyendo a una alimentación, completa, equilibrada y segura . 

Hay que tener en cuenta que no todos los alimentos son iguales, la conservación es un aspecto fundamental para evitar la contaminación bacteriana. En este caso, las claves para mantener en perfecto estado la carne pasan por una adecuada gestión de la temperatura, el tiempo y la calidad del producto

Consejos para conservar la carne

La carne es  un producto con unos niveles de agua bastante altos, por tanto debemos poner especial cuidado para evitar la contaminación bacteriana. La temperatura adecuada de conservación en nevera es de unos 4º C, en el caso de la carne fresca es recomendable que su consumo se realice antes de las 72 horas tras la compra, aunque su duración es 8 días en el frigorífico. Además, es esencial extremar la precaución de contacto con el aire para evitar una mayor y rápida contaminación de este producto. 

En diversas ocasiones, la carne sufre oxidación debido al contacto con el aire y la luz. Puede pasar por diferentes tonalidades e incluso oscurecerse pero eso no apunta que esté deteriorada ni en mal estado. Para una adecuada conservación de la carne debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Colócala en la parte inferior de la nevera, así evitarás que el posible goteo pueda afectar a otros alimentos. 
  • Guárdala en recipientes limpios, secos y cerrados de forma hermética antes de meter la pieza en el frigorífico. 
  • Si la carne está troceada o fileteada, no es una pieza completa, esta suele mantenerse en la nevera entre 3 y 5 días.
  • La carne picada tiene una duración de conservación en el frigorífico de entre 1 o 2 días. Debe mantenerse a una temperatura de unos 4ºC. 
  • Para conservar platos de carne ya cocinados, estos no deben guardarse en la nevera por más de 2 o 3 días
  • La mejor opción: conservarlas directamente en la propia bandeja de carnicería. Estas suelen venir preparadas para que la carne no  desprenda olores en el frigorífico, y además así no se manipulan hasta el momento de cocinarlas. 

Es conveniente colocar de forma separada en la nevera las carnes y productos frescos (sin preparar o cocinar aún) y los alimentos ya cocinados o listos para consumir.

Cómo descongelar la carne de forma segura

Si vamos a congelar piezas de carne fresca, sin cocinar, esta debe de hacerse lo más rápido posible tras la compra, con el fin de evitar la formación de cristales de hielo. Para ello, es necesario cortar la carne en trozos no muy grandes, ya que se conservan mejor, cubrirlos con film transparente y separado por porciones. En el caso de la carne ya cocinada se puede congelar únicamente cuando está fría y en envases con cierre hermético. 

Una vez congelada llega la gran duda: cómo descongelar la carne. Para el proceso de descongelación, la mejor opción es hacerlo lentamente y de forma natural, tanto en carnes crudas como cocinadas. Lo más adecuado es que la descongelación se realice en la zona de refrigeración de la nevera para evitar que se rompa la cadena de frío. No hay que descongelarla a temperatura ambiente y mucho menos utilizando agua caliente.


 

Compartir
Descargables