Un micronutriente de gran importancia en la etapa de gestación

Consejos nutricionales

El ácido fólico a través de la carne y los derivados cárnicos

La carne y los derivados cárnicos son alimentos con una gran densidad nutricional que aportan nutrientes tan esenciales para el organismo como el ácido fólico o vitamina B9. Además, admiten una gran variedad de preparaciones culinarias, como la plancha o el horno, ocupando una parte importante de nuestra cultura gastronómica desde hace siglos.

La importancia del ácido fólico en nuestro organismo

El ácido fólico, también conocido como vitamina B9, es un nutriente esencial que participa en numerosas funciones de nuestro organismo. Dicha importancia se debe a su papel en la formación normal de las células sanguíneas y los aminoácidos, el mantenimiento del metabolismo normal de la homocisteína, o su contribución a los procesos de división celular. 

Así, una ingesta deficitaria de esta vitamina puede dar lugar a enfermedades como la anemia megaloblástica entre otras patologías carenciales. Cabe destacar que un aporte suficiente de esta vitamina resulta esencial para todas las etapas de la vida. Sin embargo, en las mujeres gestantes adquiere especial relevancia, dado que el ácido fólico contribuye al crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo. Por ello, debe asegurarse un aporte adecuado de esta vitamina durante la gestación y en los meses anteriores a esta. 

Tabla: Ingestas diarias de ácido fólico recomendadas para la población española.

Ingestas diarias recomendadas para la población española

Edad

Ácido Fólico (vitamina B9) (μg)

Niños y Niñas

 

 

0-6 meses

40

7-12 meses

60

 

1-3 años

100

4-9 años

200

Hombres

 

 

10-12

300

13-60+

400

Mujeres

 

 

10-12

300

13-60+

400

 

Gestación (1ª y 2ª mitad)

600

 

 

Lactancia

500

 Fuente: Adaptado de Moreiras, 2015. (Mataix Verdú J. Nutrición y Alimentación Humana. Manual teórico práctico. 2ª Ed. Madrid: Ergon; 2009.

 

Absorción y metabolismo del ácido fólico

Los folatos son el nombre genérico empleado para denominar a los compuestos derivados del ácido fólico y que exhiben las funciones biológicas de este. Los folatos presentes en los alimentos se encuentran unidos al aminoácido glutamato, existiendo la forma monoglutámica (un sólo aminoácido) y poliglutámica (varias unidades del aminoácido), siendo esta última la forma predominante en los alimentos. 

La absorción tiene lugar principalmente en el intestino delgado, variando la eficacia de esta y la biodisponibilidad de los folatos en función de su estructura, siendo alrededor del 90 % en el caso de los folatos en forma monoglutámica y del 50-90 % de los folatos en forma poliglutámica, aunque estas cifras pueden variar en función del tipo de alimento.

El ácido fólico en la alimentación

A diferencia de otras vitaminas de origen exclusivamente animal como la vitamina B12, el ácido fólico o vitamina B9 está presente en casi todos los alimentos. Así, las hortalizas, las legumbres y los frutos secos son una fuente importante de esta vitamina. Entre los alimentos de origen animal, la carne y derivados cárnicos son una buena fuente de ácido fólico, por lo que nos ayudan a alcanzar las necesidades diarias que nuestro organismo necesita, siendo el hígado una magnífica fuente de este nutriente.

Tabla: Contenido de ácido fólico en distintos cortes de carne

Ingestas diarias recomendadas para la población española

Edad

Ácido Fólico (vitamina B9) (μg)

Niños y Niñas

 

 

0-6 meses

40

7-12 meses

60

 

1-3 años

100

4-9 años

200

Hombres

 

 

10-12

300

13-60+

400

Mujeres

 

 

10-12

300

13-60+

400

 

Gestación (1ª y 2ª mitad)

600

 

 

Lactancia

500

Por lo tanto, una alimentación variada y equilibrada, que incluya la carne y los derivados cárnicos, en combinación con el resto de alimentos resulta esencial para alcanzar las cantidades recomendadas de nutrientes diarias, necesarias para el mantenimiento de un buen estado de salud. En concreto, se debe prestar especial atención en aquellas etapas, como la gestación, en la que las necesidades de determinados nutrientes como el ácido fólico se ven aumentadas.

 

Referencias:

Mataix Verdú J. Nutrición y Alimentación Humana. Manual teórico práctico. 2ª Ed. Madrid: Ergon; 2009.
Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de alimentos. Guía de prácticas. 17ª ed. Madrid: Ediciones Pirámide; 2015.

 

Compartir
Descargables