Los datos avalan que sus emisiones de GEI son muy inferiores a las producidas por otros sectores

Sostenibilidad y medio ambiente

El impacto ambiental real de la producción ganadera

La sostenibilidad medioambiental es un compromiso en el que  el sector ganadero cárnico español lleva trabajando desde hace años, un reto global que nos importa a todos y que en momentos extraordinarios como los que vivimos deja de manifiesto una verdad que invita a la reflexión. En las últimas semanas, caracterizadas por el confinamiento general y la reducción drástica de muchas de las actividades del día a día, los niveles de contaminación en el planeta han caído de manera formidable. Las actividades vinculadas al sector primario, sin embargo, no han cesado para  garantizar el abastecimiento de los hogares. El sector  cárnico es una de estas actividades que se han revelado esenciales en esta crisis. Y una segunda revelación, contra lo que decían algunos: el sector de producción ganadera no es ni de lejos uno de los principales causantes del cambio climático.

Producción ganadera sostenible | Carne y Salud

El valor de lo natural cuando más se necesita 

Durante el estado de alarma han sido muchas las empresas que se han visto obligadas a cesar su actividad, factor que, unido a la reducción del tráfico durante estos días han dado lugar a un descenso récord de la contaminación en España.

Varias organizaciones como Greenpeace, han declarado que durante la primera semana de confinamiento, los valores medios de dióxido de nitrógeno en grandes ciudades como Madrid apenas alcanzaron el 40% del límite permitido por la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud, estos valores se redujeron aún más en la semana del 11 al 17 de abril, en Madrid eran solo de un 24,6%, en Barcelona un 33% y en Sevilla de un 22,3%.

En las principales ciudades españolas los niveles de dióxido de nitrógeno se han reducido una media del 64% tras aplicar las medidas decretadas contra la expansión del COVID-19, según un estudio con datos de la Agencia Espacial Europea desarrollado por el Centro de Tecnologías Físicas de la Universitat Politècnica de València.

Los registros de contaminación de las últimas semanas muestran que el transporte es el principal emisor de gases de efecto invernadero. 

Desde que se declaró la pandemia de COVID-19, los sectores de producción de alimentos y por tanto los sectores de producción ganadera, elaboración y comercialización de carne han continuado con su actividad, para asegurar el abastecimiento de alimentos a la población. Esta reducción sin precedentes de la contaminación en nuestro país demuestra que la industria alimentaria no es ni mucho menos el principal causante del cambio climático.

Los datos oficiales del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, declaran que la producción ganadera de carne representa solo el 7% del total de emisiones de GEI de nuestro país, incluido en el 11,9% del apartado total de agricultura. Mientras que el transporte supone el 27% de estas emisiones, le sigue la industria con un 19,9%, la generación de electricidad 17,8% el consumo de combustibles 8,5% o los procesos industriales y uso de otros productos 8%

La actividad del sector ganadero-cárnico genera emisiones como cualquier otra actividad humana, pero los datos avalan que las emisiones de GEI de este sector son muy inferiores a las emisiones producidas por otros sectores.

El sector cárnico sigue trabajando día a día para mejorar la gestión medioambiental y perfeccionar un modelo de transición ecológica global y conseguir un cada vez menor impacto ambiental, gracias al compromiso de todos los agentes del sector, a la investigación y a la modernización de los procesos de producción. 

EL SECTOR CÁRNICO COMPROMETIDO CON UNA PRODUCCIÓN SOSTENIBLE

Compartir
Descargables