Glosario de la carne: términos que definen el compromiso del sector

La preocupación por la producción y consumo de alimentos de manera sostenible ha cobrado mucha relevancia en los últimos años. Campañas interesadas que culpabilizan a la ganadería del calentamiento global, junto a la desinformación o los falsos mitos, han generado un debate generalmente desenfocado en la opinión pública que pone en el punto de mira el consumo de carne. 

En consecuencia, se ha creado una tendencia en lo referente a hábitos alimentarios que proclama una alimentación basada en productos de plantas, sustituyendo las necesarias proteínas de origen animal, y en contra de una dieta variada y equilibrada. 

En un post anterior aportamos datos que corroboran, por ejemplo,  que las emisiones del sector ganadero-cárnico son muy inferiores a las producidas por otros sectores. De hecho,  el compromiso por reducir el impacto medioambiental por parte del sector ganadero-cárnico es constante.

En esta ocasión hemos querido ofrecerte toda la información relacionada con la sostenibilidad en este sector en formato glosario. Queremos que estos términos queden vinculados a la industria de la manera más ajustada a la realidad posible y así podamos contribuir a reparar la imagen de un sector necesario para la economía y responsable con la salud de las personas, los animales y el planeta.

Compromiso

El sector ganadero-cárnico está comprometido con la sostenibilidad, la mejora del medio ambiente y la reducción de los gases de efecto invernadero (GEI) y alineado completamente con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Consciente de los retos medioambientales globales, está en contínua mejora de sus técnicas de producción para reducir el impacto ambiental, para reducir progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Ejemplos de este compromiso son las acciones sectoriales para reducir un 15% la huella de carbono en el sector vacuno, la reducción de un 47% de las emisiones de amoniaco y un 54% las de metano en el sector porcino, el ahorro de hasta un 30% en el uso de agua por cada kilo de carne producido o el fomento de las producciones sostenibles de carne de conejo, cordero y ave, así como la investigación en alimentos para el ganado más eficientes y con menor huella medioambiental. 

Economía circular

Como ya comentamos en un post anterior, la ganadería es un ejemplo de economía circular, pues aprovechan recursos obtenidos dentro del propio proceso productivos. Actividades como la reutilización para la alimentación del ganado de residuos y de subproductos de producciones vegetales para uso humano, o la gestión eficiente de estiércoles y purines como subproductos con una importante utilidad agronómica como biofertilizantes orgánicos de cultivos, ayudan a su vez a reducir el impacto generado en el medioambiente, además de ofrecer numerosos servicios ecosistémicos.

Emisiones de CO2

Según los datos oficiales del «Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero» del Ministerio de Transición Ecológica la producción ganadera de carne representa únicamente el 7,8% del total de emisiones de GEI producidos por la actividad económica y humana en España, frente a las cifras de otros sectores de actividad. 

Responsable con el entorno

Este sector colabora en el fomento de la biodiversidad y conservación de los espacios naturales. Mantiene importantes ecosistemas que no pueden ser aprovechados para la explotación agrícola y que no podrían sobrevivir si no se utilizaran para la ganadería, como es el caso de las dehesas del cerdo ibérico y el del vacuno en dehesas y zonas de montaña.

El aprovechamiento ganadero de los pastos los convierte en sumideros de carbono, que, además, contribuye a la fertilización del terreno y la retención del agua de lluvia, reduciendo la erosión y la desertificación. El pastoreo es una actividad fundamental para la limpieza del monte y la prevención de los incendios forestales. 

Sostenibilidad

El sector ganadero-cárnico es perfectamente consciente de los retos medioambientales que afronta nuestra sociedad y por ello trabaja cada día para conseguir un modelo de producción de una ganadería y una industria cada vez más sostenibles y  en constante evolución hacia la neutralidad de su huella ambiental. Por ello se están desarrollando sistemas de producción y nuevas técnicas para aminorar el impacto ambiental y reducir progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Gracias al compromiso de nuestro sector ganadero-cárnico con el medio ambiente, y a la mejora constante de instalaciones y procesos, su actividad favorece la sostenibilidad en nuestros territorios, ayudando además a consolidar el tejido socioeconómico de estas zonas.

Puedes ver el glosario completo en nuestro perfil de Instagram

 

También te puede interesar