La carne te proporciona la energía necesaria para afrontar el día a día con garantías

La carne, vitamina natural para tu ritmo diario

Hoy en día, el estilo de vida de la mayoría de la población es frenético y agotador. Trabajar, estudiar, hacer ejercicio, hacer la compra, cuidar a los niños y un largo etcétera. Estamos en constante actividad y queda poco tiempo para descansar. Tengas la edad que tengas, el día a día consume casi toda nuestra energía hasta tal punto que parece no ser suficiente con dormir durante un número de horas razonables. Y en esta situación, la clave para mantener un buen tono físico y mental reside en una alimentación variada y saludable y repartida a lo largo de toda la jornada: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Así contribuiremos a evitar que nuestro cuerpo se quede con el depósito vacío.

Dentro de esa dieta saludable, la carne tiene un papel muy importante, ya que puede aportarnos toda esa energía que nuestro cuerpo necesita para dar un rendimiento máximo, entre aminoácidos, minerales y vitaminas. La carne contiene los ocho aminoácidos esenciales para el funcionamiento del cuerpo, la carne nos aporta hierro, que nos ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga; tiamina, que al hacer que nuestro cuerpo asimile mejor los hidratos de carbono nos hará estar más activos durante todo el día; tirosina, un aminoácido que nos ayuda a rendir más a nivel cognitivo ya que mejora la memoria, la concentración y la agilidad mental; triptófano, un precursor de la serotonina que nos ayudará a tener un mejor estado de ánimo para afrontar la jornada con una sonrisa.

Tres raciones de proteínas al día

Para que puedas aprovechar bien todos esto beneficios de la carne, se recomiendan de una a tres raciones de proteínas al día. Esto puede hacerse muy fácilmente. Como sugerencia, no hay nada mejor que empezar el día con energía, por ejemplo, con una tostada de jamón y aceite de oliva virgen extra; un desayuno que te dará energía para afrontar la jornada y que además será todo un placer gastronómico matinal. O también, almorzar una ración de carne ternera o de cordero, por ejemplo, que pueden cocinarse de muchas maneras distintas, a gusto del consumidor, y que te te ayudará a que no te sientas cansado por la tarde. O qué tal una receta de conejo, un alimento que mejora la resistencia.

Gracias a las proteínas de los productos cárnicos tendrás energía de sobra para superar la semana. 

Compartir
Descargables