Las tres mejores salsas para cada tipo de carne

 

La mayoría de cortes de carne son ya un manjar en sí mismos, sin necesidad de acompañamiento. Sin embargo, hay ocasiones y recetas que combinan a la perfección con determinadas salsas, un buen fondo o algún acompañamiento. 

 

Existen tantos tipos de salsas como ingredientes haya y creatividad tenga el chef. Estas forman parte de la riqueza culinaria de nuestro país y nos brindan un amplio abanico de posibilidades. Una buena salsa nos puede ayudar a potenciar el sabor del producto principal o a complementarlo. 

 

Sin embargo, no todas las salsas valen para cualquier carne. En este post os compartimos las mejores salsas para cada tipo de carne, desde las más básicas hasta algunas algo más complejas, pero eso sí, ¡todas deliciosas!

 

El mejor acompañante de tus platos de vacuno

 

Hay muchísimas salsas que combinan muy bien con los diferentes cortes de carne de vacuno, generando infinitos sabores y recetas. Te recomendamos estas tres deliciosas salsas para hacer tus platos más versátiles y por supuesto deliciosos.

 

  • Salsa de chimichurri. Es una de las preferidas para los amantes del picante, una salsa argentina ideal para la parrilla. De sabor intenso, potencia el sabor natural de la carne de vacuno. Además, es muy sencilla de elaborar. Sus ingredientes son: perejil, orégano, ajo, vinagre, aceite, ají molido o  chile rojo fresco (o 3-4 guindillas cayenas), en función de lo picante que te guste y un poco de sal.​ 
  • Salsa de frutos rojos. Esta es ideal para la carne roja, ya que aporta un ligero sabor dulce y, al mismo tiempo, un punto de acidez. La combinación entre los matices ácidos de las bayas y la carne tierna y sabrosa del solomillo de ternera es un regalo para cualquier paladar. Para elaborarla solo necesitas cebolla, azúcar. frutos rojos, caldo de verduras. pimienta negra. sal, aceite, vino y mantequilla.
  • Mayonesa de foie: Un clásico renovado para tus platos de ternera. Anímate a preparar esta mayonesa casera sencilla, rápida y deliciosa, preparada a la manera tradicional, pero sazonada con un perfecto y delicioso foie gras. Los ingredientes de esta deliciosa salsa son foie, leche o huevo, aceite suave y sal.

Tres deliciosas salsas para recetas con pollo y pavo

El pollo y pavo son carnes bajas en grasas y ricas en proteínas, imprescindibles en nuestra dieta de verano. Si quieres potenciar el sabor de tus platos de pollo o pavo, estas son las salsas que mejor combinan con estas carnes. 

 

  • Salsa de almendra. Del clásico pollo con almendras a un delicioso muslo de pavo aderezado con esta salsa. Esta elaboración es un acierto seguro tanto para la carne de pollo como para la de pavo, ya que tiene un sabor «de por vida», que tiende a complacer a todas las personas. Los ingredientes son muy básicos, solo necesitas almendras peladas, pan blanco, cebolla, ajo, vino blanco y caldo de carne.

 

Recomendación: no olvides poner algo de pan en la mesa, porque esta salsa es para mojar y rebañar. La ventaja de esta salsa de pollo es que es una opción ideal para todos los días, podemos dejarla preparada el día anterior, solo necesitamos calentarlo.

 

  • Salsa de miel y mostaza. Adereza tus recetas de pechuga de pollo/pavo con una deliciosa salsa de mostaza y miel, te recomendamos añadir unas patatas para acompañarla. Planazo. Tanto para los amantes del dulce como del salado, solo necesitas estos ingredientes: mostaza, vinagre, miel y sal.

 

  • Salsa de boletus. Sorprendentemente es mucho más fácil de lo que parece. Preparar una exquisita salsa de boletus es tan sencillo como comprar boletus, caldo y nata líquida. Saltea los boletus, mézclalo todo y disfruta de una receta tan fácil de preparar como la salsa de champiñones. Dale un giro a tus platos con pechugas de pollo y pavo.

 

Combina las carnes de cerdo con estas salsas

 

El cerdo de capa blanca y el ibérico son unas de las carnes más consumidas. Dependiendo del corte y de nuestro gusto,  podemos elegir partes más firmes o más jugosas. Y una de las mejores formas de comerlo es cocinarlo con diferentes salsas que le aportan un sabor exquisito.

 

  • Salsa parmesano. Los amantes del queso no podrán parar de comer esta salsa. El fuerte sabor del parmesano combina a la perfección con la carne de cerdo. La sencillez de su elaboración no impide que se convierta en un auténtico manjar. Muy indicado para una sorpresa en familia o visitas especiales, ingredientes: harina de trigo, sal, mantequilla. Leche, pimienta y queso parmesano.

 

  • Salsa de champiñones. Son fáciles de preparar y deliciosos. Convierten diferentes platos como los filetes de cerdo  en un auténtico festín. Los ingredientes que debes tener son: champiñones, puerros, leche, pimienta, sal y aceite.

 

  • Salsa de vino. El maridaje perfecto de la carne de cerdo puede ser un buen vino blanco. Solo necesitas hacer lo siguiente: cuando la carne de cerdo esté cocinándose con un poco de mantequilla, agrega una copa de vino blanco. Deja que se reduzca a la mitad y luego agrega un poco de nata o crema.

 

Tres clásicas salsas para la carne de conejo

 

La carne de conejo es una  carne blanca, muy elogiada por su valor nutricional debido a su alto contenido en proteínas y muy bajo contenido en grasas, y un sabor fuerte. Hay muchas posibilidades de cocinar que le permiten satisfacer tu paladar y degustar una variedad de sabores, texturas y aromas.

 

  • Salsa al ajillo. Es la salsa más tradicional. El conejo al ajillo ya se ha convertido en un clasicazo. Su elaboración es tan sencilla como deliciosa. Mezcla limón, caldo y salsa de vino blanco, haz que se mezcle en un instante, y le dé una deliciosa sensación untuosa. Verás lo fácil que es ser feliz con una receta simple como esta.

 

  • Salsa de vino y verduras. Esta es una salsa muy ligera y saludable, perfecta para combinar con la carne de conejo. Con pimientos verdes, cebollas y una pequeña cantidad de vino blanco en sus ingredientes, puedes hacerte una idea de su sabor. Solo te podemos sugerir que pongas un buen trozo de pan al lado para disfrutar del conejo con la salsa.

 

  • Salsa gorgonzola. En la sartén preparamos un condimento con queso gorgonzola. Un queso potente que se ablanda al añadirlo a la nata y se cuece durante unos minutos. Para hacer la salsa, calentamos la nata en una olla pequeña, luego dividimos el queso en trozos pequeños y la nuez moscada. Revolvemos con unos palitos hasta que veamos que el queso se disuelve.

 

Tres salsas para enamorarte de la carne de cordero

 

El cordero es un manjar en sí mismo, no cabe duda de que su sabor es muy especial. Una de las mejores formas de cocinar cordero es asarlo en el horno, pero no quiere decir que siempre vaya a tener el mismo sabor, ya que el mundo de las salsas nos ofrece muchas posibilidades de probar cosas nuevas.

 

  • Salsa de castañas. ¿Tienes una ocasión especial? Aprovecha para preparar esta maravillosa combinación. El resultado de esta receta es un plato elegante y delicioso para que nuestros invitados puedan degustar y disfrutar.

La temporada de la castaña es el otoño, por lo que te recomendamos que aproveches la temporada para preparar esta receta. Apunta los ingredientes de esta receta: castañas, cebollas, ajo, zumo de naranja, leche, aceite y sal.

 

  • Salsa de menta. Además del aroma que desprende esta salsa, mejor aún es el sabor que te ofrece. Apuesta por el verde para sorprender a los tuyos. En esta deliciosa salsa con consistencia cremosa necesitaremos menta (puede ser hierbabuena), azúcar, vinagre y agua.

 

  • Cordero en su jugo. Como ya os comentamos, el cordero tiene un sabor muy especial, y para los amantes de este aroma y textura, esta será vuestra mejor salsa para realzarlo.  Necesitamos aceite, agua, un diente de ajo y una fuente para asar el cordero. La salsa resultante vendrá íntegramente de la carne y su sabor será perfecto.

 

Dale un extra de sabor a tus platos con carne añadiendo alguna de estas salsas. Suave, picante, frío, caliente, dulce, ácido … las opciones son infinitas. 

 

También te puede interesar