Cinco recetas tradicionales muy apetecibles en invierno

Consejos de cocina

Platos con carne que para combatir el frío de manera saludable

Apenas 2020 da sus primeros pasos y cuidar la alimentación se convierte en uno de los principales propósitos del año. Pero, hay que reconocerlo, después de las suculentas comidas de las vacaciones, y en pleno enero, no es tan fácil cambiar el hábito nutritivo. La vuelta a la rutina y el frío de estas fechas hacen que todo cueste más trabajo. Por eso aquí te traemos ideas para poner en práctica: cinco platos sabrosos y saludables para entrar en calor y despojarnos del exceso navideño.

Carne y Salud. Platos para combatir el frío

Caldo de carne, remedio milagroso

No es que lo diga una madre, es que nada sienta mejor que un buen caldo caliente de carne. Como entrante o como principal, si está elaborado con paciencia y cariño, resulta tan cálido y reconfortante como una chimenea en pleno invierno.

Se pueden emplear diversos cortes de carne para hacer un caldo saludable y reponedor. Recomendamos, por ejemplo, el morcillo o la falda de la ternera y el espinazo del cerdo. Si has acabado con todas las reservas de jamón ibérico estas Navidades, usar el hueso para cocer el caldo es una idea acertadísima.


Caldereta de cordero

Un guiso sencillo y tradicional que es capaz de espantar el frío simplemente con sus maravillosos aromas. Para la caldereta se suelen usar las partes más sabrosas del cordero, como la falda o el cuello. Aunque si los niños también van a probar la caldereta, es mejor emplear una pierna de cordero deshuesada y en trocitos, ya que este corte es más fácil de digerir para ellos.

| En este otro post te contamos formas de preparar la carne para facilitar su consumo.

Su elaboración es asequible para principiantes en la cocina y típica en días fríos. Por un lado, sellamos el cordero y lo reservamos. Por otro, doramos ajo, cebolla y pimientos. Cuando se pochen, añadimos la carne previamente sellada, tomate picado, romero y tomillo. Incorporamos un vaso de vino blanco y cocinamos a fuego lento durante media hora.


Estofado de ternera

El estofado es un guiso ideal para almorzar en familia: olla al centro de la mesa y a disfrutar bien resguardado del frío invierno.

Lo más habitual es que se emplee carne de ternera (corte de aguja), siempre que sea muy tierna, aunque también es muy buena opción elaborarlo con costillas carnosas de cerdo. 

El truco del estofado está en hacer bien la carne con aceite de oliva antes de añadir la cebolla y la zanahoria. Cuando la verdura está pochada, hay que verter la cantidad de agua justa en función de las raciones que vayamos a preparar y, por último pero no menos importante, respetar los tiempos y la intensidad de la cocción (60 minutos a fuego lento con la olla tapada y 30 minutos con la olla destapada).


Arroz caldoso con conejo

Si hablamos de frío y platos para entrar en calor, en cualquier recetario invernal es obligatoria al menos una receta con arroz, y si cocinamos con arroz qué mejor que acompañarlo de conejo, un producto muy completo y saludable.

Preparamos el conejo para macerar antes de comenzar el guiso. Lo ponemos troceado en un bol con vino blanco y lo acompañamos con cebolla picada, ajo y pimiento. Especiamos con tomillo, laurel, romero, pimienta y sal. Un chorrito de aceite de oliva y reservamos en la nevera durante doce horas.

Una vez vayamos a guisar, lo primero es sellar la carne. Cuando esté bien hecha y haya soltado su jugo, la retiramos y reservamos. En ese mismo jugo, hacemos la verdura. Después añadimos los trozos de conejo y cocinamos durante unos minutos hasta que la que verdura termine de cocerse. En ese momento, añadimos tomate picado y pimentón dulce. Removemos todo bien y añadimos el caldo de la maceración más el tomillo, el romero y el laurel. Cocinamos a fuego lento durante media hora.

Cuando consigamos un fondo de caldo sabroso y contundente, es el momento del arroz. Ponemos el caldo a hervir y retiramos el tomillo, el laurel y el romero. Cuando rompa, añadimos el arroz y lo cocemos durante 18 minutos. La proporción de caldo y arroz es decisiva a la hora de conseguir cocer el grano sin que se pase. Por lo general, habrá que añadir agua a nuestro caldo hasta en cuatro ocasiones. 


Magro de cerdo con tomate

Terminamos con un otro clásico de la cocina española y, en especial, entre las tapas de barra y taburete. La carne magra del cerdo proviene, sobre todo, de la parte del lomo y el solomillo. Se trata de cortes blandos y grasos, por lo que con esta receta vamos a lograr una gran ternura y suavidad en la carne.

Primero, pochamos la cebolla y el ajo con aceite de oliva. Cuando se doren, añadimos pimiento verde y tomate picado y pelado. Cuando el tomate se vaya poniendo cremoso, incorporamos la carne y salpimentamos. Removemos bien y cuando el cerdo se haga, añadimos un vaso de vino blanco y una hoja de laurel. Cocemos durantes 10 minutos y listo.
 

PRODUCTOS CÁRNICOS CONTRA EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Compartir
Descargables