Los nutrientes de la carne contribuyen al bienestar de las personas mayores

Consejos saludables

¿Por qué es tan beneficioso comer carne en la tercera edad?

La importancia de seguir una alimentación variada con presencia equilibrada de todos los grupos de alimentos, entre ellos la carne, debe ser una máxima a lo largo de toda la vida. La carne ejerce un papel esencial en cada etapa de la persona, asegurando el desarrollo y buen funcionamiento del organismo, y concretamente en la tercera edad resultan fundamentales los nutrientes que la carne aporta. Las personas mayores pueden beneficiarse especialmente de las propiedades de los productos cárnicos para fortalecer su organismo y mejorar así su bienestar.

Las personas mayores pueden beneficiarse especialmente de las propiedades que ofrecen los productos cárnicos para fortalecer su organismo y mejorar así su bienestar.

Beneficios de la cane en la tercera edad

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEM) destaca los beneficios del consumo de carne de vacuno, ovino, porcino de capa blanca e ibérico, caprino y de conejo dentro de una alimentación equilibrada y saludable. Veamos cómo algunas de estas ventajas son particularmente interesantes en la tercera edad.
 

1. Proteínas

La alimentación de las personas mayores debe priorizar todavía más si cabe la presencia de nutrientes. Las proteínas de alto valor biológico de la carne contribuyen junto con el resto de nutrientes de la dieta a evitar un riesgo frecuente en la tercera edad, el de la desnutrición.

Además, las proteínas de la carne contribuyen al mantenimiento de los huesos y los músculos, lo cual permitirá aumentar la posibilidad de incluir en su día a día la práctica de ejercicio moderado, muy importante a medida que nos hacemos mayores.


2. Más aminoácidos 

La carne está principalmente compuesta por proteínas, apreciadas por su alto valor biológico debido a su alta proporción en aminoácidos esenciales, en comparación con otras proteínas de origen vegetal. Estos aminoácidos presentes en la carne se encuentran en proporciones equilibradas según las necesidades nutricionales del individuo. Entre ellos encontramos la valina, leucina, isoleucina, fenilalanina, triptófano, treonina, metionina y lisina.


3. El poder de los minerales

La carne aporta minerales como el zinc y el hierro. ¿Cómo benefician  a las personas mayores? El zinc es muy importante para mantener la salud cognitiva,  mientras que el hierro contribuye de manera esencial a reducir el cansancio y la fatiga. Además, ambos contribuyen al óptimo funcionamiento del sistema inmunológico. Además la carne aporta hierro hemo, más fácil de absorber por el organismo que el hierro no hemo de los vegetales. La carne también aporta fósforo, que contribuye al correcto transporte de oxígeno en el cuerpo.


4. Formatos versátiles

Para incluir la carne en dietas para personas mayores, son aconsejables preparaciones que permitan una mejor asimilación del alimento y sean fáciles de masticar. En este otro artículo ya vimos algunas formas de preparar la carne que facilitan su consumo.

Por último, cabe subrayar que es imprescindible seguir una dieta equilibrada adaptada a los gustos y necesidades de cada persona. La variedad y mezclar y combinar los distintos tipos de alimentos son las pautas que han de regir la planificación alimenticia en personas mayores. Aquí puedes descargarte este interesante material: El plato para la población anciana.
 

Compartir
Descargables