El papel protagonista de la carne en la cocina de aprovechamiento a través de cinco platos

Todas las vidas de los productos cárnicos, ¡viva la cocina de aprovechamiento!

Esto es algo que conocen bien en los hogares españoles. Hay productos que cunden de manera especial en una cocina; productos que, como la carne, son capaces de dar lugar a varias comidas multiplicando sus bondades nutricionales en la alimentación de una familia. Hablamos de la cocina de aprovechamiento, y de la importancia que tienen en ella los productos cárnicos.

Efectivamente, la cocina de aprovechamiento está ligada a una valiosa cultura gastronómica popular, en la que predomina una cocina hecha con criterio y producto de mercado, que contribuye a seguir una alimentación saludable al tiempo que se beneficia la economía familiar. Y a esta herencia saludable debemos sumar las aportaciones que en los últimos han llevado a cabo reconocidos chefs. La alta gastronomía también ha encontrado en esta corriente culinaria una forma de conocer y explorar más el producto, de valorarlo como merece y sacarle el máximo provecho. Recetas clásicas y actuales comparten mismos conceptos. En este post te traemos cinco recetas de cocina de aprovechamiento con la carne como protagonista.

Carne y Salud. Cocina de aprovechamiento.

Arroz al horno con conejo

Este gran plato, típico de la gastronomía valenciana, es un ejemplo de cómo sacar el máximo rendimiento a otras elaboraciones que hayamos cocinado con anterioridad. En esta preparación, utilizamos el caldo, los garbanzos, la carne de cerdo de capa blanca o ibérico y la carne de ternera que nos haya quedado de un cocido. Aquí además incorporaremos carne de conejo troceada de un asado anterior. Todo ello se cocina con patatas, tomates y arroz para darle el toque final con 40 minutos de horno. El resultado, sensacional.


Ropa vieja 

Si pusimos un puchero y nos sobró algo también podemos preparar en la sartén esta riquísima receta. La ropa vieja recupera los garbanzos, las carnes de ternera y de cerdo, el jamón, el tocino y algo de pollo. La elaboración es muy sencilla: se deshuesa bien la carne, ponemos a freír cebollas y añadimos la carne deshebrada. Después solo queda rehogar, añadir una fritada de patatas, servir y reunirse todos a la mesa.


Cuscús  de cordero

Con lo que nos quedó  de una carne de cordero asada o al horno, podemos preparar un delicioso cuscús  con verduras al estilo marroquí. Tan solo debemos sofreir la carne con una mezcla de especias (azafrán, jengibre molido, cúrcuma y pimienta negra), para luego añadirla junto a las verduras cocidas: calabaza, zanahoria, cebolla, calabacín y col son excelentes ingredientes para este plato. El cuscús se hace poniendo la misma cantidad de agua que de sémola, se hierve el agua con una cucharadita de aceite y sal, se aparta del fuego y se añade el cuscús dejando reposar 5 minutos: una nuez de mantequilla y remover. Merece la pena intentar esta receta.


Mini hamburguesas ibéricas

Puede ser una estupenda opción para la carne de cerdo ibérico que nos haya sobrado de una parrillada o una barbacoa, y por supuesto, a los niños les encantará. Añadiremos una rebanada de pan duro, un huevo y una cebolleta.  Picamos todos los ingredientes y mezclamos con huevo batido. Luego toca darle forma (tarea en la que pueden participar los más pequeños), salpimentar y freír.

RECETAS DE CROQUETAS PARA TRIUNFAR EN LA COCINA

Compartir
Descargables