La iniciativa #MeatTheFacts demuestra con hechos la importancia de la ganadería en la naturaleza y la sociedad

#MeatTheFacts

¿Qué pasaría en Europa si no existiera la ganadería?

Hoy es habitual escuchar opiniones sobre lo que es mejor para nosotros y sobre “lo que no deseamos”, opiniones que, a veces, son formuladas de manera francamente llamativa e incluso con una violencia verbal inusitada. Es fácil presentar una opinión empleando titulares sensacionalistas con imágenes impactantes para conseguir, a toda costa, repercusión. El problema es que tendemos a olvidarnos de los efectos colaterales de esas opiniones.

Crane y Salud | #MeatTheFacts

Hoy, el sector ganadero europeo está en el centro de una campaña de desprestigio en la que proliferan algunas voces que piden su reducción drástica. Sin embargo, el abandono de la ganadería por parte de Europa tendría graves consecuencias. Vemos solo algunas de ellas.

  • Tendría graves consecuencias para garantizar un producto alimenticio local, seguro y de calidad. 
  • Se perdería un hábitat rural de incalculable valor por su biodiversidad y su función social.
  • El abandono de las actividades de pastoreo provocaría un incremento sin precedentes de los incendios forestales.
  • También reduciría la riqueza del suelo y sus fertilizantes naturales.
  • Se produciría un éxodo rural que, a su vez, comportaría un aumento de la presión demográfica urbana difícilmente asumible por las ciudades.

El sector ganadero europeo se basa en estructuras sostenibles, inspiradas en modelos locales y familiares, que, aplicando criterios de diversificación y respeto al medio ambiente, constituyen el eje fundamental del modo de vida rural. El compromiso del sector con la reducción de la huella de carbono en las explotaciones ganaderas son ejemplo de ello. A través de diferentes proyectos tales como "Life Beef Carbon" (que implicará la reducción en un 15% de emisiones de CO2 en la industria de la carne de vacuno durante los próximos años), los productores europeos demuestran con hechos la sostenibilidad del modelo.

No podemos olvidar, además, que dicho modelo productivo permite a los consumidores de obtener en el mercados alimentos nutritivos de una calidad excepcional a precios realmente asequibles. Productos que contribuyen a mantener altos niveles de calidad de vida, favoreciendo hábitos seguros y saludables entre los ciudadanos.

Las doctrinas que tratan de imponer determinadas restricciones en la vida de las personas no suelen obedecer a análisis objetivos ajustados a la realidad, sino que están viciados por visiones absolutamente sesgadas, reduccionistas y temerarias. La iniciativa #MeatTheFacts nos recuerda que antes de tomar una elección, es, cuando menos, razonable conocer todos sus efectos y consecuencias. También a la hora de escuchar opiniones denigrantes sobre el consumo de carne y la labor de la ganadería.
 

Compartir
Descargables