Salud y disfrute, el combo perfecto de los productos cárnicos

Desde Carne y Salud siempre hemos defendido el papel de los productos cárnicos dentro de una alimentación completa, sana y equilibrada. Por esta razón, en numerosas ocasiones, hemos hablado de las propiedades nutricionales y beneficios para la salud que aporta el consumo de la carne, al ser un alimento muy completo para el organismo.

La cantidad de micronutrientes y macronutrientes, entre ellos las proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, fundamentales para el correcto desarrollo del organismo, posicionan a las carnes y los elaborados cárnicos como uno de los productos que no pueden faltar en una dieta equilibrada, variada y saludable.

Hoy, en cambio, queremos aportar sugerencias de las ocasiones en las que no pueden faltar estos alimentos, más asociados con el disfrute que con motivos nutricionales o de salud.

Los productos cárnicos son alimentos muy presentes en nuestra dieta, por lo que no es de extrañar que estén estrechamente vinculados con las celebraciones y fiestas tradicionales. Por ejemplo, es inevitable no relacionar fechas tan señaladas como la Navidad con un buen cochinillo, cordero o el imprescindible jamón ibérico sobre la mesa. O como en el caso de la charcutería, que siempre está presente cuando organizamos picnics, cumpleaños y otras celebraciones. Un imprescindible en cualquier evento por su escasa preparación, además de ser muy rica y nutritiva. 

La industria cárnica española, en su compromiso con el desarrollo y cumplimiento de la Estrategia NAOS del Ministerio de Sanidad y Consumo para la promoción de la salud y la prevención de la obesidad y los trastornos alimentarios, ha implementado información nutricional en el etiquetado y reducido la cantidad de sodio y contenido graso de sus productos. De esta forma, una fiesta no tiene porqué ser sinónimo de exceso.

A continuación os detallamos distintas actividades para disfrutar comiendo en los que  los productos cárnicos juegan un papel protagonista:

Barbacoa 

Con la llegada del buen tiempo comienza la temporada de barbacoas. Los días ya son más largos y apetece disfrutar de las agradables temperaturas fuera de casa. Patios, terrazas, campos, jardines y piscinas se llenan de ese inconfundible olor a carne a la brasa que casi es posible saborearla. Conseguir que barbacoa salga perfecta es cuestión de varios factores:

  • La calidad de la materia prima. La carne debe ser de primera calidad, no importa la pieza o el corte que elijas, si son alitas, pinchitos o chuletas, eso es cuestión de gustos. Dirígete  a tu carnicería de confianza y no lo dudes. 
  • Prepara una buena brasa, entre unos 60 y 75 minutos serán suficientes para esperar a verla cubierta de una capa grisácea o blanquecina, señal de que está lista.
  • Unos aperitivos para ir abriendo boca mientras se prepara el fuego nunca vienen de más. Aceitunas, una rica ensalada o patatas fritas son buenas sugerencias para acompañar.
  • Por supuesto, es imprescindible tener bebidas bien fresquitas. 

Para las barbacoas las opciones de productos cárnicos son muy amplias, como ya hemos comentado, es cuestión de gustos: chorizo criollo, morcilla, salchichas, brochetas, alitas, chuletas de cerdo o de cordero, secreto de cerdo blanco o ibérico, hamburguesas, pinchitos de cerdo o pollo, lomo o churrasco de vacuno, filetitos de presa ibérica… Hay muchas opciones para ir haciendo multitud de barbacoas a lo largo de la temporada estival y no aburrirte.

Día de picnic

Al igual que con las barbacoas, los picnics son una estupenda opción para disfrutar del buen tiempo y la naturaleza, ya sea playa, montaña o parque. Para preparar un picnic perfecto recomendamos llevar alimentos que no necesitan una conservación especial o mucha preparación, que puedan meterse en una pequeña nevera portátil, que evite que el calor los eche a perder. La charcutería es una buena aliada para disfrutar de estas actividades y nuestro país es el paraíso de las especialidades charcuteras de todo tipo. La puedes acompañar de quesos, frutos secos, ‘crackers’  y aceitunas. 

Aconsejamos evitar alimentos que se estropean fácilmente con el calor, como carnes crudas, huevos y mayonesas.

Eventos

Bodas, bautizos o comuniones. No hay acontecimiento que se precie cuyo plato principal no incluya carne, ya sea como plato único o a elegir. Tus invitados siempre hablarán de cómo estuvo la carne, así que no te la juegues. La charcutería también es muy socorrida como entrante en este tipo de eventos y para los cumpleaños, ya sea en bocadillo o sola.

Navidad

Sinónimo de tradición y costumbres familiares, por eso muchas familias se decantan por las carnes que nunca fallan, perfectos platos para presidir la mesa en estas fechas tan señaladas:

  • La carne del cordero lechal y del cabrito, ya sea paletilla, pierna, chuletillas, etc.,, muy habituales en todas las mesas navideñas, un clásico que funciona muy bien al horno.
  • La carne de ternera, vaca o buey. Si como corte se elige el solomillo, se puede comprar la pieza entera o cortarla en medallones o filet mignon, para preparar sabrosas recetas. Por su parte, el lomo es una parte muy tierna que se puede cocinar de muchas maneras, tanto cortado en entrecots como asado y fileteado posteriormente. También el roast beef es muy elegido en estas fiestas por ser una carne tierna y rojiza que se puede preparar con distintos tipos de salsas y acompañamientos.
  • El cerdo blanco o ibérico, en sus distintos cortes, ya sea lomo, solomillo, paletilla, presa o secreto. Hay que tener en cuenta que es una carne tierna y sabrosa y puede resecarse si se cocina en exceso.
  • El conejo, también un plato exquisito que se puede preparar con muchas novedosas recetas que darán un toque muy especial en la mesa.
  • Las carnes de ave: pollo, pavo, pularda, picantones, pato… la variedad es igualmente inacabable y cocinadas al horno, guisadas con frutas y frutos secos… todos ellos son platos que huelen y saben a Navidad. 

En definitiva, existe un amplio abanico de recetas para preparar las distintas carnes estrella de las navidades con las que sorprender a los invitados. No olvides tu bebida favorita para maridar con estos riquísimos platos.

  • Cualquier ocasión

Y no hace falta tener una ocasión tan especial, cualquier día con amigos, con familia (por supuesto cuando hayamos superado la pandemia y podamos reunirnos de nuevo con los nuestros), es ideal para disfrutar: unas cañas, una conversación, una buena ensalada, un plato de embutidos, unas raciones con buena carne. Porque hay que recordar que el disfrute sensorial, la alegría y la compañía también contribuyen a la salud, y no solo en sentido figurado, sino que de las “hormonas de la felicidad”, encabezadas por la serotonina, contribuyen poderosamente a nuestro bienestar.

También te puede interesar