Tips para cocinar los diferentes tipos de carne

Podemos caer en la rutina de elaborar siempre los mismos tipos de carne por no conocer  otras piezas o cortes. Aquí os dejamos algunos trucos para cada tipo de carne de forma que puedas variar tu menú y aprender a cocinar de forma más diversa.

Para cocinar la carne, sea del tipo que sea, debemos tener en cuenta el proceso de descongelación adecuado, si la tenemos congelada. Puedes leer más aquí sobre cómo hacerlo.

Además es muy recomendable sacarla de la nevera unos 10 o 15 minutos antes para que las piezas se vayan atemperando antes de ser cocinadas.

Ahora prestemos atención a los diferentes consejos según el tipo de carne con el que vayamos a elaborar nuestro plato:

Cerdo de capa blanca

La carne de cerdo es  muy versátil  y sirve para innumerables recetas. El primer tip, si la cocinamos en sartén,  es tener muy presente la temperatura. Tras sellar por ambos lados a temperatura alta para que no pierda sus jugos, no debemos cocinarla a fuego muy elevado, es mejor a fuego medio para que ni se queme ni pierda terneza. Además, podemos optar por marinarla con un poco de aceite de oliva y especias para que quede aún más jugosa.

Otra manera de preparar la carne de cerdo que sugerimos es rebozándola. La  sazonamos,  la pasamos  por huevo y harina, después por huevo y pan rallado y la freímos en aceite caliente.

Cómo última opción, recomendamos la carne de cerdo al horno. Es imprescindible para ello tener el horno precalentado antes de introducir la carne.

Cerdo ibérico

El cerdo ibérico contiene  más grasa infiltrada en el músculo. Esto hace que una de las características de su carne sea que está mucho más sabrosa y jugosa  que la carne de cerdo de capa blanca.

Gracias a  esta característica es un tipo de carne muy versátil que se adapta tanto al horno como a sartén, plancha, barbacoa o guiso. Todo puede ser bienvenido.

Ternera

Este tipo de carne está muy valorado, aunque su elaboración podría parecer más compleja si no conocemos cómo manejar el producto.

Si nuestra intención es hacer un guiso con esta carne, debemos recordar que podemos tardar hasta  60 minutos, primero  a fuego fuerte y luego a fuego medio.

También está deliciosa la carne de ternera frita o a la plancha. En estos casos su cocción no debería superar los 4 o 5 minutos, según el grosor y el  tipo de corte de la carne.

Por último, también podemos hornearla. Es algo más laborioso,  ya  que debemos ir rehidratando la carne para que no se nos seque.

Pollo y pavo

La carne de pollo es uno de los productos muy utilizados en nuestras cocinas por su versatilidad, aporte proteico y contenido en grasas.

Es recomendable que todas las piezas del pollo que cocinemos  tengan los mismos tamaños aproximadamente. De esta manera, se nos harán a la vez y por todos lados y evitaremos encontrar partes poco hechas o con demasiada cocción.

Un buen truco es no retirar la piel ni deshuesar el pollo antes de cocinarlo. Así conservaremos su humedad y será mucho más fácil que quede jugoso.

Para cocinarlo en sartén, hay que sellar la carne al inicio con unos instantes de  fuego alto para seguir a temperatura media excepto los últimos minutos. También hay que tener en cuenta que debemos esperar a que se haga una parte antes de darle la vuelta. No podemos estar contínuamente girando nuestras piezas porque no conseguiremos el sabor deseado.

Si hacemos un guiso o lo horneamos, es mejor dejar reposar la carne unos 15 minutos antes de servirla para que se terminen de mezclar todos sus jugos.

En el caso del pavo, también hay infinitas posibilidades: por ejemplo, marinado con zumo de limón o de naranja, con vinos o con diferentes salsas y mayonesas.

Si la preparamos en una olla, es recomendable utilizar la zona de la pechuga o partes magras, ya que se puede cortar en trozos pequeños y quedará mucho más jugosa para, por ejemplo, un estofado. Si por el contrario queremos hornear un pavo entero, un truco muy útil  es envolverlo en papel  aluminio para que se cocine de  manera homogénea.

Conejo

El conejo es también una carne deliciosa y fácil de cocinar. Se puede utilizar la pieza entera o deshuesada, y también encontramos platos que solo utilizan algunas partes del producto.

Su cocción debe ser corta. En caso de freírlo  necesitaremos unos 5 o 10 minutos, y si optamos por un guiso u hornearlo nos llevará una media hora.

Todas las maneras de cocinarlo son recomendables porque es un plato muy versátil de nuestra gastronomía. 

Cordero

No puede faltar la carne de cordero y de cabrito. Luce por sí sola ya que tiene un sabor exquisito. Por  ello, no necesita una gran elaboración.

Elaborarla a la plancha siempre es muy buena opción, vuelta y vuelta a fuego medio en su punto de sal y de pimienta. Se puede añadir a la sartén un poco de guindilla para lograr un toque picante. Es mejor añadir la sal en el último momento  para no perder la jugosidad de la carne. 

Si queremos hornear una pierna de cordero, debemos prestar atención a su jugo. Ya que es una carne con poca grasa infiltrada, un buen tip es añadir agua a la bandeja en la que vayamos a asarla.

También te puede interesar