La carne ocupa un lugar esencial en una alimentación variada y saludable

Consejos de nutrición

Tu dieta semanal: rica, equilibrada y con todos los nutrientes

Muchas veces achacamos al trepidante ritmo diario la dificultad para poder llevar una alimentación de calidad: escaso tiempo, poca comida casera, horarios cambiantes… Pero lo cierto es que en fines de semana y períodos en los que disponemos de más tiempo no siempre apostamos por la dieta rica y variada que deberíamos seguir. Aquí te damos las claves para hacer de tu hogar un espacio propicio para la cocina sana y los buenos alimentos.

Organizarse en la cocina es el primer paso para tener una alimentación equilibrada. En nuestra nevera y nuestra despensa debemos hacer sitio a todos los grupos de alimentos, ya que solo así podremos planificar una dieta verdaderamente variada y nutritiva. En nuestra despensa no pueden faltar frutas y verduras, legumbres, carnes, pescados y lácteos, cereales y aceite de oliva. Una variedad de alimentos clave para nuestra salud, donde la carne ocupa un lugar esencial ya que es fuente importantísima de proteínas naturales, así como de vitaminas (sobre todo vitaminas del grupo B) y minerales fundamentales para el funcionamiento correcto del organismo.

Tu dieta semanal | Carne y Salud

Los beneficios de la cocina hecha en casa

Cocinar en casa es una práctica muy recomendable para tu vida diaria y una forma excelente de acercarte al producto. Quien cocina habitualmente sabe valorar, sin duda, la calidad de los alimentos que podemos adquirir.

Ya vimos en este post sobre batch cooking que la comida que se lleva al trabajo es cada vez más casera y saludable gracias a la planificación con la que preparamos una semana de almuerzos. Pues algo parecido es igualmente recomendable en casa: planificar la semana de lo comemos en nuestro propio hogar.

Cuando se cocina en casa se suelen controlar mejor las cantidades. Además de favorecer una gestión más eficiente de los recursos, la cocina en casa contribuye a evitar el exceso de alimentos precocinados, la irregularidad horaria en las comidas, así como el picoteo entre horas e, incluso, las comidas excesivamente copiosas. Pensar en clave nutricional requiere previsión y orden a la hora de cocinar, y criterio a la hora de alimentarte.

Se trata pues de un estilo de vida, en el que los platos caseros y las recetas nutritivas definen tu día a día fortaleciendo tu organismo.


5 recetas con carne para incluir en tu dieta semanal


1. Fiambre de cerdo casero

Un perfecto bocado para desayunar.  Picamos solomillo de cerdo de capa blanca o ibérico, añadimos pistachos que también picamos, sal, hierbas provenzales y pimienta. Con un film transparente, previamente espolvoreado de pimentón dulce, envolvemos y enrollamos la mezcla. Cocemos 45 minutos, y una vez frío, reservamos en el frigorífico. Resulta ideal para tomar en lonchas finas sobre una tostada de pan.

2. Puchero andaluz

Una de esas recetas con carne que perduran de generación en generación, y que tiene una variante propia en cada comunidad. Para preparar un buen puchero andaluz se llevan a ebullición en una olla a presión (durante unos 40 minutos) tanto los garbanzos y verduras como las carnes de ternera (preferentemente jarrete), cerdo (costillas y tocino ibérico, entre otras) y contramuslo de gallina (la conocida pringá en el sur). Pasado ese tiempo, filtramos el caldo para que hierva con arroz y un pimiento verde. Se sirve en cada plato el caldo de puchero con una ramita de hierbabuena y en el centro las carnes. Una receta que además da lugar después a otras como croquetas y ropavieja, en un alarde de cocina de aprovechamiento.

3. San Jacobo de cordero con pimentada

Un clásico de la cocina de siempre en una propuesta muy original, hecho con una carne que no suele disfrutarse en este formato y que tiene muchas propiedades: la carne de cordero, un producto que sigue renovándose con nuevas ideas para cocinar.

Este san jacobo de cordero casero lleva en su interior filete de cordero, loncha de jamón serrano y loncha de queso cheddar. Como guarnición, un refrescante aliño de pimientos rojos asados con cebolla y tomate. 

4. Conejo al horno con lombarda

Esta receta utiliza dos productos que destacan por sus beneficios saludables: carne de conejo y col lombarda. Lo primero que hacemos es embadurnar las piezas de conejo con una vinagreta de romero y tomillo. Introducimos la bandeja de carne en el horno con unos dientes de ajo y una guarnición de lombarda en juliana. Lo asaremos todo entre 50 minutos y  1 hora a 180º C. ¡Delicioso y muy sano!

5. Menestra de verduras y ternera

Troceamos coliflor, brócoli, zanahorias, alcachofas, y añadimos coles de bruselas y guisantes. Sofreímos en una cacerola las verduras junto con dos dientes de ajo picado, e incluimos la carne de ternera en dados grandes  (uno de los cortes que quedan genial en este plato es la falda).  Vertemos agua y un vaso de caldo de carne,  y dejamos cocer durante 30 minutos. 

PLATOS DE CUCHARA PARA UNA SALUD DE HIERRO

Compartir
Descargables