Escapadas rurales por montañas, valles y granjas, un plan perfecto para este verano

Un verano para conocer el medio rural

Viajar a zonas rurales, descubrir el hábitat donde se desarrolla nuestra industria ganadera, desconectar y disfrutar de la naturaleza son placeres que tenemos al alcance de la mano. Debido a las circunstancias derivadas de la pandemia del Covid-19, se hace complicado elegir destinos para disfrutar de las vacaciones. Sin embargo, el medio rural siempre está  ahí esperando ser descubierto, brindando un contacto directo con la naturaleza, donde respirar aire fresco y puro y recuperar esa sensación de libertad.  

Estar en contacto con la naturaleza es una de las cosas más saludables que podemos practicar, modifica el funcionamiento de nuestra mente y reduce la fatiga y el estrés causado por el trabajo. Además, las actividades que podemos realizar, por ejemplo, en espacios verdes y en granjas, contribuyen positivamente frente a patologías habituales en la sociedad de hoy, como son la diabetes, el colesterol y todas aquellas relacionadas con enfermedades cardiovasculares. 
 

Vacaciones en el medio rural | Carne y Salud

El hábitat ganadero como entorno sostenible

En este entorno rural es donde se desarrolla la actividad ganadera de nuestro país, un modelo de actividad donde prima la sostenibilidad, el bienestar animal y la seguridad alimentaria, el respeto al medio ambiente. 

La producción cárnica española está comprometida con el medio ambiente y trabaja hacia modelos económicos respetuosos con el mismo, mediante un mejor aprovechamiento de los recursos. Apuesta por la sostenibilidad mediante la inclusión de mejoras tecnológicas en la gestión de residuos, cuidado y manejo de los animales, así como en la disminución del impacto ambiental. Además, las actividades ganaderas son una forma de vida, que fomentan la economía de nuestros pueblos, potenciando el empleo y la cohesión social, contribuyendo al desarrollo y la vertebración socioeconómica de la España rural.

El sector trabaja para la consecución del equilibrio entre la actividad económica y la preservación del medio ambiente. En este sentido, cabe destacar la importancia de la ganadería  en la conservación y mantenimiento de ecosistemas únicos  que no serían viables sin su utilización ganadera y que además los convierte en sumideros de carbono, como las dehesas, pastos y zonas de montaña o el pastoreo tradicional, que además están unidos al fomento de la biodiversidad y la conservación de los espacios naturales, contribuyendo a la fertilización del terreno y reduciendo la erosión y la desertificación

Por otra parte, el pastoreo es fundamental para la limpieza del monte y los campos y la prevención de los incendios forestales.


Ecoturismo, garantía de salud y seguridad

Los alojamientos rurales son una apuesta segura como opción vacacional. Al objeto de cumplir las medidas de seguridad para evitar el contagio y propagación del virus, el ecoturismo se presenta, más que nunca, como una alternativa realmente interesante.

Este tipo de turismo proporciona numerosos beneficios más allá de que es evidente la inexistencia de aglomeraciones, respirar aire puro, huir del bullicio y encontrarse dentro de paisajes naturales seguros, supone inculcar valores hacia la naturaleza y por lo tanto un mayor deseo de protegerla. Además, el ecoturismo pone en valor los entornos naturales de nuestro país  y, por consiguiente, la preservación de espacios y su diversidad biológica.  

Y otras de las ventajas del ecoturismo bien es el fomento de la conciencia y respeto por la cultura local, el gusto por su gastronomía y la calidad de sus productos, así como el rendimiento económico destinado a la conservación de las áreas visitadas. 

En definitiva, las zonas rurales en las que nuestros ganaderos desarrollan desde siempre su actividad, proporciona además la posibilidad de realizar visitas seguras y saludables, y disfrutar de paisajes y entornos idílicos en estas ansiadas vacaciones.  
 

EL IMPACTO AMBIENTAL REAL DE LA PRODUCCIÓN GANADERA

Compartir
Descargables