Algunas de las piezas más valoradas en la gastronomía

Consejos para triunfar en la cocina

Todo lo que has de saber sobre los cortes de carne

Cortes cerdo ibérico

El cerdo ibérico

Nuestro sector porcino destaca por su estricto control sanitario y la sostenibilidad con el medioambiente. Los productos que derivan del cerdo ibérico son de altísima calidad y sus cortes cada vez más demandados. Dos de las piezas más apreciadas son la presa y la pluma. La presa, situada sobre la paletilla, consta de pequeñas infiltraciones de grasa que le conceden un sabor jugoso y personal. La pluma ibérica es perfecta para cocinarla por ejemplo a la plancha acompañada de verduras. Y sin duda, uno de los mejores cortes es el jamón, probablemente el producto español alimentario más afamado en el mundo entero.

 

Cortes cerdo capa blanca

El cerdo de capa blanca

Los mejores cortes de la carne de cerdo son especialmente ricos en vitaminas, sobre todo del grupo B, fundamentales para nuestro organismo. Consumir carne de cerdo de capa blanca es aconsejable en una dieta equilibrada. De entre todos los cortes que podemos encontrar en el cerdo blanco, el solomillo es el rey. Categorizado como carne de cerdo extra, el solomillo es una de las zonas más sanas que podemos degustar. Una pieza tierna con muy poca cantidad de grasa, que para asar o cocer resulta realmente ideal. Muy versátil y recurrente en la cocina es también el lomo, protagonista de muchas recetas deliciosas.

 

Cortes conejo

El conejo 

La carne de conejo destaca por las proteínas y aminoácidos esenciales que aporta a nuestro organismo. Además de su alto contenido en fósforo, sus propiedades ayudan a a reducir la hipertensión y el colesterol. Los cortes que destacan de esta carne blanca son el lomo y las costillas. El lomo se encuentra en la zona superior, y es una de las piezas más jugosas y fibrosas. Las costillas tienen una carne tierna y sabrosa, utilizada en gran medida para guisos o arroces. Existen muchas recetas tradicionales que dan al conejo el valor que merece, como por ejemplo conejo al ajillo, a la vinagreta o al tomillo. 

 

Cortes cordero

El cordero

El cordero ofrece grandes posibilidades a la hora de elaborar sus cortes. Tres de los cortes más presentes en nuestra gastronomía son la falda, la chuleta y el jarrete. La falda se encuentra en la parte inferior. La chuleta es quizás la pieza más emblemática del cordero dentro de nuestra gastronomía. Y el jarrete es una pieza alargada que, tanto a la brasa como al horno, queda crujiente y con buen sabor. Deshuesado es un corte fácil de comer y realmente tierno, ideal para elaborar a la plancha, rebozado o asado.

 

Cortes ternera

Carne de vacuno

Las propiedades de la carne de vacuno son verdaderamente saludables, las proteínas que contiene fortalecen y reparan los tejidos de nuestro organismo, además de regular las funciones corporales. Y por supuesto, es una gran fuente de hierro. La ternera posee diferentes piezas muy versátiles en la cocina. Uno de los cortes que más se valoran es el solomillo. Está situado cerca del lomo bajo, con el que se consiguen piezas tiernas y gruesas. Por otro lado, la falda, situada en la zona abdominal, es un corte muy sabroso aunque con un poco más de grasa. Suele cocinarse en guisos, estofados, albóndigas... Tampoco podemos olvidarnos del chuletón, un auténtico manjar representativo de la buena cocina de nuestro país.

Compartir
Descargables