La versatilidad del jamón serrano

España es un país conocido por su rica y exquisita cocina. Son muchas las recetas y especialidades que deleitan a locales y turistas, haciendo de este país un referente de la cocina mundial.

Entre los alimentos más tradicionales de la cocina española, no cabe duda de que destaca nuestro famoso jamón serrano de capa blanca. Se trata de un alimento especial, originario del país, uno de los emblemas de nuestra gastronomía, con su jugosidad, textura única y sabor inigualable.

El valor gastronómico que aporta el jamón es indiscutible, además de su versatilidad. Está presente en desayunos y en platos tradicionales, es plato estrella en eventos importantes y es el ingrediente principal de muchas recetas tradicionales. 

Gracias a la versatilidad del jamón, podemos hacer desde aperitivos hasta deliciosos postres, siendo el elemento principal de nuestro plato, el jamón.

Por ello te ofrecemos cuatro diversas recetas para que puedas disfrutar y deleitar dónde, cuándo y con quién quieras.

 

Estos son los cuatro usos gastronómicos que se le puede dar al jamón serrano:

 

Ensalada con jamón y frutas

La palabra ensalada se asocia inmediatamente con buen tiempo, comidas ligeras y saludables. En cuanto a las ensaladas frías, su consumo  aumenta en verano, es un lujo para nuestro gusto y salud.

El jamón serrano puede ser un excelente acompañante de nuestras ensaladas, aportando un importante valor nutricional y un intenso sabor que combina a la perfección con ingredientes como las nueces, pasas, queso, aceitunas, vinagre balsámico o salsa de vinagre de vino.  

Comer jamón con fruta es otro de los clásicos de las recetas veraniegas, en concreto, destaca el jamón con melón. Dos ingredientes que, aparentemente parecen antónimos gastronómicos, se convierten en la combinación perfecta para nuestro paladar. 

Te contamos cómo preparar una buena ensalada en la que incluimos como ingrediente principal el jamón.  Haz tu ensalada en un bol, sobre la base haz una cama con hojas de espinaca y rúcula, pon lonchas de jamón, y coloca unos trozos pequeños de melón. Para finalizar, rocía un poco de vinagre de curry y pimienta fresca sobre la ensalada.

La mezcla de dulce y salado es protagonista en esta preparación, consiguiendo cautivar a todo el que lo prueba. 

 

Rollitos de jamón serrano rellenos de queso y pollo

Los rollitos de jamón serrano, rellenos de queso y pollo, son la receta perfecta para una deliciosa cena, también funcionan genial como segundo plato, acompañante de la ensalada. Son perfectos para toda la familia.

Puedes prepararlos con antelación, incluso el día anterior, y están buenos calientes y fríos. Son bastante fáciles de preparar:

Tendrás que mezclar el pollo molido, pan rallado, queso rallado, huevos y orégano. Una vez que todo esté mezclado, envuélvelo en el jamón curado que elijas. Añádele unos palillos para evitar que se abran y fríelos. 

La ventaja de esta receta es que puedes combinar los ingredientes según tus preferencias. Intenta mezclar diferentes sabores con los alimentos que tengas en casa. ¡Atrévete a probar nuevos sabores!

 

Maki de jamón serrano

El maki de jamón es un plato oriental con un toque mediterráneo. ¿Todavía no lo has probado?

El método de preparación es muy sencillo, aunque se requieren ciertas habilidades para compactar el arroz sin dispersar los ingredientes en su interior. 

Para lograr esta tarea, debes lavar el arroz de seis a ocho veces para que pierda almidón y luego cocinar el arroz una media hora. Después de la cocción, se debe condimentar con una mezcla de vinagre de arroz, azúcar y sal. Pon los ingredientes con cuidado en el maki roll y  añade al rollo una loncha de jamón. Por último, es necesario dejarlo enfriar durante 10 minutos.

 Te dejamos por aquí dos súper consejos:

  1. Cómetelo a temperatura ambiente para evitar que el frío debilite el sabor.
  2. Evita utilizar utensilios de metal que modifiquen el sabor. Lo ideal es palillos, vajilla de madera o directamente con la mano.

El secreto de su delicia radica en su mezcla de sabores, una fusión de dos de las cocinas más saludables del mundo. ¡Cómete la pieza de un bocado!

 

Cheesecake de camembert y jamón serrano

Es cierto que los usos más comunes asociados al jamón están relacionados con el desayuno u otras elaboraciones tradicionales como las croquetas o el salmorejo, pero no debemos limitarnos a estas recetas.

Hemos aportado opciones gastronómicas en las que el jamón puede ser un ingrediente de gran valor y queremos culminar esta lista con un postre. El sabor cremoso del queso camembert combina perfectamente con el sabor salado del jamón, ofreciendo una combinación innovadora y deliciosa. 

¿Te atreves a probarla? Te contamos cómo hacerla:

Primero esparcimos la masa en un molde con mantequilla y untamos la mostaza de Dijon por toda la superficie. Cortamos el jamón y el camembert en cuadrados, y rellenamos la tarta. Finalmente, la horneamos durante 25 minutos  y ¡a disfrutar de este delicioso postre!

 

También te puede interesar